PLANTAS TERMOELÉCTRICAS DE BIOMASA  
   Introducción

La biomasa se puede definir como el conjunto de materia orgánica de origen vegetal, animal o el resultado de la transformación natural o artificial de la misma, susceptible de aprovechamiento energético. En esta definición se englob a un gran número de productos con diversos orígenes y con características muy diferentes. Los residuos de actividades forestales y agrícolas, los de la industria agroforestal, etc., pueden aprovecharse con fines energéticos, mejorando la rentabilidad y productividad de estas explotaciones. Así, La biomasa es un recurso natural de carácter renovable que la naturaleza pone a nuestra disposición para ser utilizado con grandes ventajas energéticas, medioambientales y económicas.

Nova Energy Group, en la vanguardia del uso de energías renovables, anticipa el futuro y apuesta por la Biomasa, con el desarrollo de plantas Modulares para la Generación Eléctrica, con potencias de 1, 2 y 3 [MWe].


Las Plantas Modulares de pequeño y mediano tamaño desarrolladas por Nova Energy Group, tienen las siguientes ventajas:
  • El acercamiento de las plantas al punto de producción del combustible. Esto hace que los costos de transporte disminuyan o desaparezcan.
  • Su tamaño las hace idóneas para las pequeñas y medianas productoras de biomasa.
  • Costos específicos del [kW] instalado bajos y asumibles que garantizan un Pay-Back atractivo.
  • Diseño compacto, unido a un sistema de control total, con lo que se requiere poco personal para su explotación y mantenimiento.
  • Las centrales están concebidas para una fácil supervisión de todos sus componentes por el personal de explotación, no solo a través del Sistema de Control, sino también visualmente.
  • Una unidad de 3.0 [MWe], a modo de ejemplo, no requiere más de 1’000 [m²] para su ubicación (excluido el parque de combustible).

  Descripción General













El funcionamiento de una planta termoeléctrica con biomasa se basa en la combustión de la biomasa, para el calentamiento de un fluido térmico y cuyo calor es utilizado para generar energía eléctrica. Las Centrales termoeléctrica con biomasa están formadas por un patio de acopio de combustible, un silo de almacenamiento de combustible, caldera y equipos de intercambiador de calor, redes de tuberías de conducción de fluido térmico, un edificio de generación y control y una estación de transformación de la energía.













La biomasa ya chipiada, es almacenada en los silos de combustibles y en forma automática a través de transportadores es alimentada la caldera. Dentro de la caldera se produce la combustión de la biomasa calentando el fluido térmico que circula por los tubos de la caldera hasta temperaturas de 450 [C]. 

En la última parte de la caldera, el economizador precalienta el aire utilizado para la combustión de la biomasa. Los gases una vez fríos pasan a través de precipitadores multiciclónicos donde se limpian antes de salir a la atmosfera cumpliendo con todos los parámetros medioambientales.


Una vez que el fluido térmico ha aumentado su temperatura tras haber circulado por la caldera, es conducido por tuberías hasta el interior del edificio de generación. En el edificio de Generación, el fluido térmico se hace circular por un intercambiador de calor, donde traspasa su energía térmica a un fluido secundario, que al aumentar su temperatura se transforma en vapor. El fluido que ha cedido calor vuelve a la caldera para comenzar nuevamente el proceso. El vapor generado es introducido en una turbina, generando energía mecánica siguiendo el principio del Ciclo Orgánico de Rankine, para posteriormente, producir electricidad en un alternador conectado al eje de la turbina.









El alternador produce electricidad a una tensión de 6 [kV], que es transformada a una tensión de 23 [kV] en la estación de transformación para ser finalmente evacuada a través de la sub estación hacia la red eléctrica general. Las centrales termoeléctricas con biomasa para el caso de una potencia eléctrica instalada de 3.0 [MW], producen cada año más de 24’500 [MWH/año], equivalente al consumo de 3’000 hogares, evitando anualmente la emisión de 12’500 toneladas equivalentes de [CO2], equivalente a casi 300 mil árboles en proceso de fotosíntesis. La inversión aproximada alcanza los 10 [MMU$].

Según la ley General de Servicios Eléctricos N° 20’257, estas plantas, por su tecnología están catalogadas como Energías Renovables No Convencionales y por su potencia nominal instalada, como PMG (Pequeño medio de Generación) y PMGD (pequeño medio de generación distribuido), con todos los beneficios y licencias que esto significa.

Con respecto a la ley de Medio Ambiente, cada planta, por tener una potencia instalada menor a 3 [MW], y además, las líneas de transmisión por ser en media tensión, no requieren someterse al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental.